Ciudades sin cielo

Lo peor de muchos problemas ambientales es que tardan en ser percibidos, o que, al no ser tan evidentes, no suscitan mucho la atención. Los problemas más flagrantes sí provocan la necesidad de tomar acciones, afortunadamente. La reina Isabel I de Inglaterra prohibió el uso de carbón cerca del palacio de Westminster. En 1661, John Evelyn propuso que se trasladaran las fábricas lejos de Londres, garantizando la limpieza del aire en la ciudad. Su estudio fue analizado por Carlos II. Napoleón decretó en 1810 que sería necesaria una autorización administrativa para emprender actividades industriales que emitiesen malos olores.

beijingkevindooleySmog en Beijing. Fotografía de Kevin Dooley.

El smog pertenece al grupo de fenómenos evidentes, junto a los malos olores, las aguas coloreadas y la lluvia ácida: se trata de un fenómeno muy claro a los sentidos. Sin embargo, se sigue dando en los últimos años en varias ciudades del mundo, debido, principalmente, al tráfico rodado, a las calefacciones y a los procesos de combustión en general.

El efecto no es únicamente estético, claro. El smog irrita los ojos, provoca inflamación en las vías respiratorias y produce una incómoda sensación de asfixia.

cairoSmog en El Cairo.

Este fenómeno es a su vez fruto de la asociación de varios fenómenos: la interacción entre óxidos de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (COVs), la producción de ozono troposférico*, la radiación solar intensa, la inversión térmica… La siguiente fotografía muestra un claro ejemplo de smog con inversión térmica:

almatyjulianAlmaty, Rusia. Fotografía de Igors Jefimovs.

Los contaminantes no se difunden hacia capas superiores de la atmósfera por encontrarse ante un gradiente térmico adverso. La capa de contaminantes sobre la ciudad absorbe gran parte de la radiación solar, calentándose dicha capa de contaminantes y enfriándose la urbe a niveles inferiores. Los gases contaminantes tienden a difundirse hacia zonas de aire más frío, pero se topan con esa capa caliente y permanecen en la ciudad.

Casos donde se juntan la polución por un uso ineficiente de la energía, la arena (partículas en el aire) y la radiación solar son Arabia Saudí e Irán:

riadjonrawlinsonSmog en Riad. Fotografía: Jordan Wilson.

tehranmatthiasblume

Teherán, capital de Irán, con smog. Fotografía: Matthias Blume.

Una ciudad puede tener mayor o menor suerte con el smog por su ubicación geográfica (un valle, aquí, es más bien mala suerte), su clima o su densidad de población. Pero el problema del smog es un problema sobre el que se puede actuar directamente. Se trata de minimizar, fundamentalmente, la generación de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles…

  • Previniendo. Menos tráfico rodado. Dar prioridad al transporte público. Otros combustibles, como bioetanol o biodiésel en automóviles. Combustión a menor temperatura en centrales de energía.
  • Destruyendo los contaminantes.

Esto último, a su vez, implica actuar sobre los NOx y los compuestos orgánicos volátiles:

  • Reducir los NOx. Por ejemplo, con catalizadores de tres vías en automóviles con motores de gasolina, o con catalizador monolítico de V2O5 en fuentes fijas (fábricas, instalaciones de combustión, etc.).
  • Oxidar los COVs. Catalizadores de los automóviles, catalizadores de metales nobles en general.

Durante mucho tiempo, una gran parte de la población ha pensado que, con las tecnologías de destrucción de contaminantes que seguirán ampliándose y mejorándose, podríamos vivir sin preocuparnos de los límites. Ahora hay que darse cuenta de que el único enfoque sensato es el que prioriza la prevención y minimización: coger el coche solamente cuando lo necesitemos, producir tan pocos residuos como sea posible, evitar gastar energía (calefacción, p. ej.) si se puede evitar. Es increíble lo que podemos lograr con esas tres máximas; y no solamente contra el smog, sino contra cualquier forma de amenaza ambiental.

Por supuesto, no es lo mismo exigir esto en países de alto Índice de Desarrollo Humano, como Japón o Estados Unidos, que pedir a los mongoles de Ulan Bator (rank 110) que dejen de quemar madera y carbón y que se pongan a comprar combustibles mucho más caros para ellos. Es una de las razones por las que los países desarrollados no deben desentenderse del resto.

tokyojoolsSmog en Tokyo.

Con todo, la reducción de las emisiones de NOx en la Unión Europea debe ser mencionada. En primer lugar, tengamos en cuenta que las principales fuentes son: a) el transporte rodado, y b) la producción y distribución de energía.

nox tarta

Gráfico de sectores. EEA.

Pues bien, los NOx provenientes del tráfico y de la energía han sido claramente reducidos:

nox cambio

¡Por cierto…! Los NOx también contribuyen al efecto invernadero. Pero esa es otra historia.

*No confundir el ozono troposférico con la capa de ozono (ozono estratosférico).

Anuncios

Un pensamiento en “Ciudades sin cielo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s